FCA Brasil
  • A A A

Enviar por email:

¡Acelera, Vanessa!

¡Acelera, Vanessa!

Saturday, 10 de December de 2016

Vanessa Cristina cumplió su sueño al convertirse dos años atrás en la primer mujer piloto de pruebas de FCAen Latam

Cuando se unió al equipo de producción de FCA en 2004 como operadora de remolcador, Vanessa Cristina de Oliveira Rodrigues tenía 21 años y poco tiempo manejando. “El remolcador es en realidad un Fiat Uno modificado sin la mitad de la carrocería trasera, y yo conducía por ahí llevando las suspensiones para el montaje final en la línea de producción”, dice con una sonrisa tímida. “Tuve la oportunidad de practicar lo suficiente. Estacionaba, maniobraba en los almacenes y los corredores, pasando por lugares estrechos y difíciles. Fue allí que tomé la práctica e incluso aprendí a conducir.”

Ella amaba a su trabajo, el que ocupó durante casi 10 años, pero desde el principio tenía otros planes: “Siempre quise ser un piloto de pruebas, pero me resultó imposible porque no había ni siquiera una mujer en el equipo. Hasta  2014, año en que finalmente se abrieron las vacantes para las mujeres, ¡Me inscribí de inmediato!”Los pilotos de pruebas son responsables de conducir los vehiculos que irán al mercado, para verificar si todo funciona según lo previsto o si se requieren algún ajuste. Conducimos en situaciones de tráfico real en diversos ámbitos, con camuflaje en los vehiculosa lanzarse para no ser reconocidos por los periodistas y los curiosos antes de su presentación formal.

vanessa-01Vanessa tuvo que someterse a pruebas de mecánica y manejo, una entrevista individual y competir con otros 24 colegas que también participaron de la selección interna. Fue una de las cuatro aprobadas; la primera encubrir el puesto. Entró a la historia de FCA como una de las primeras conductoras de pruebas. “Es la realización de un sueño trabajar con eso. Me siento feliz y realizada haciendo algo que me encanta”, dice con orgullo. Hoy en día, hay seis mujeres en el equipo, el 10% de la plantilla. Aun así, Vanessa asegura que nunca sufrió ningún perjuicio. “Por el contrario, mis colegas siempre me trataron muy bien. Respetan la profesional que soy y yo aprendí eso con ellos también. De hecho, ¡incluso me admiran por ello! “, Se ríe.

La familia no se sorprendió con el sueño de Vanessa. “En mi cumpleaños número 13 le pedí a mi padre un folleto de la escuela de conducción, porque quería saber cómo funcionaba mejor el tráfico”, recuerda con una sonrisa. “Desde muy chica quería conducir. Extraño el tiempo que pasé en la producción, pero después que me hice piloto de pruebas conocí un lugar diferente detrabajo donde puedo observar los detalles de mi oficio y aprender sobre los nuevos vehículos que se darán a conocer más adelante. Es realmente bueno”, dice. “Quiero seguir trabajando aquí y espero que esto pueda  abrir otras oportunidades para otras mujeres.”

 

Share

Comments

Most read posts