"Necesitamos ser realistas en lo que se refiere a los carros eléctricos" - FCA Latam - ES
FCA Brasil
  • A A A

Enviar por email:

“Necesitamos ser realistas en lo que se refiere a los carros eléctricos”

“Necesitamos ser realistas en lo que se refiere a los carros eléctricos”

Wednesday, 14 de February de 2018

Lea la primera parte del discurso del CEO de la FCA, Sergio Marchionne, durante la ceremonia en la Università di Trento que le otorgó el título de Doctor en Ingeniería Mecatrónica

Es evidente hoy que estamos en el umbral de la mayor revolución en términos de transporte individual desde que el automóvil sustituyó al carruaje. Tendencias disruptivas y orientadas por la tecnología están transformando la industria automotriz. Pero hay muy poco consenso sobre cómo será el futuro del sector en diez o veinte años como resultado de esas tendencias. Desafortunadamente, no tengo una bola de cristal y ninguna verdad absoluta para compartir con ustedes. Lo que puedo hacer, sin embargo, es compartir mis ideas sobre los factores que probablemente van a moldear los próximos años. Con estos factores en mente, podemos pensar cómo estamos abordando esa jornada.

Cada vez que participo en una ronda de preguntas y respuestas  para estudiantes universitarios, analistas, inversores, o para la prensa, hay dos preguntas que, con certeza, salen a la superficie. La primera se refiere a mis perspectivas sobre los vehículos eléctricos, y la segunda se refiere a vehículos autónomos. Éstos representan los cambios tecnológicos más significativos que probablemente veremos en un futuro próximo.

Reducir la dependencia del petróleo es uno de los mayores desafíos que nuestra sociedad – y el planeta como un todo –  enfrentará en los próximos años. La proliferación de formas alternativas de propulsión es, en gran parte, resultado de una conciencia mundial emergente de que las emisiones de carbono son uno de los principales factores que contribuyen con el cambio climático.

Como un sector económico, el transporte representa el 14% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero, principalmente debido al uso predominante de combustibles a base de petróleo, como la gasolina y el diesel. El sector automotriz es responsable por aproximadamente la mitad de las emisiones de CO2 de ese sector, siendo el resto procedente del transporte ferroviario, aéreo y marítimo.

Marchionne recibe el título de Doctor en Ingeniería Mecatrónica. A su lado, el director de la Università di Trento, Dario Petri, y el rector Paolo Collini. En lo alto, el ejecutivo durante un encuentro con los alumnos (fotos: Giovanni Cavulli / Unitrento)

Marchionne recibe el título de Doctor en Ingeniería Mecatrónica. A su lado, el director de la Università di Trento, Dario Petri, y el rector Paolo Collini. En lo alto, el ejecutivo durante un encuentro con los alumnos (fotos: Giovanni Cavulli / Unitrento)

Aunque el “transporte” por sí mismo no puede proporcionar la solución, ciertamente podemos desempeñar un papel importante en la reducción de los gases de efecto invernadero en general. Sin embargo, necesitamos ser claros: no existe una única solución ni una fórmula mágica para este problema. Las soluciones rápidas y las recetas mágicas que ofrecen una solución permanente son pura ilusión. Ya lo vimos hace ya una década, cuando el hidrógeno estaba siendo promovido como panacea para los problemas ambientales.

Quedó claro que, además de la duración y el coste de las células de combustible, si el hidrógeno no se produce por un proceso limpio, la implantación a gran escala sólo desplazaría el problema: aunque eso nos proporcionaría carros bastante limpios, no dejaríamos de tener en nuestra cuenta las enormes cantidades de energía y emisiones contaminantes vinculadas al uso de combustibles fósiles para la producción de hidrógeno en sí. Siendo así, el hidrógeno salió de moda. Ahora es el turno de la electricidad.

(No estoy excluyendo el hidrógeno como una solución potencial, pero requiere un enfoque realista y perspicaz).

En la FCA, trabajamos y continuamos actuando en todas las diferentes formas de electrificación de vehículos: desde sistemas híbridos ligeros con tecnología de 48 voltios y sistema Start-Stop integrado, hasta los sistemas híbridos completos que utilizan propulsión eléctrica y gasolina; sistemas híbridos plug-in y propulsión totalmente eléctrica. Pero no podemos ignorar otros elementos importantes.

Consideremos la versión eléctrica del Fiat 500, por ejemplo. Hace cinco años, lanzamos el 500 eléctrico en los mercados como California, donde las leyes estatales imponen un volumen mínimo de “vehículos con emisión cero”. La verdad es que, para cada Fiat 500 eléctrico que vendemos en Estados Unidos, perdemos cerca de 20 mil dólares. Hacerlo en gran escala sería, naturalmente, masoquismo económico extremo.

Pero las limitaciones actuales para esta tecnología no se reducen solamente a costos, autonomía de la batería, tiempos de recarga o de una red de recarga subdesarrollada. Hay un aspecto mucho más importante: un aspecto bastante obvio, pero casi nunca comentado.

Antes de afirmar que los vehículos eléctricos son la respuesta final, necesitamos considerar el impacto ambiental de todo el ciclo de vida, desde el principio hasta el final, particularmente cómo se genera la electricidad. Cerca de dos tercios de la electricidad mundial se produce a partir de materia prima fósil, siendo el carbón – que representa cerca del 40% – la peor opción, en términos de contaminación. A lo largo de los últimos 20-25 años, el porcentaje de electricidad generada por combustibles fósiles ha aumentado efectivamente en casi 10 puntos porcentuales.

 

El Fiat 500e, primer coche 100% eléctrico de la FCA, fue lanzado en 2013 en el estado de California, Estados Unidos. "Es necesario primero resolver la cuestión de cómo producir energía limpia", dice Marchionne. "Forzar la introducción de autos eléctricos es una gran amenaza al planeta"

El Fiat 500e, primer coche 100% eléctrico de la FCA, fue lanzado en 2013 en el estado de California, Estados Unidos. “Es necesario primero resolver la cuestión de cómo producir energía limpia”, dice Marchionne. “Forzar la introducción de autos eléctricos es una gran amenaza al planeta”

 

La cantidad total de electricidad producida globalmente aumentó más del doblo en los últimos 15 años, llevando el uso de combustibles fósiles, en términos de tonelaje, a niveles alarmantes. Aunque la electrificación sea ampliamente promovida – muchas veces por motivos políticos –como la solución que salvará al planeta, la realidad es un poco diferente.

Las emisiones de carbono vinculadas a los coches eléctricos donde su generación se basa en el carbón son, en el mejor escenario, equivalentes a las de los vehículos de gasolina.

Hace cuatro años, investigaciones realizadas por la Norwegian University of Science and Technology concluyeron que los vehículos eléctricos representan una amenaza para el medio ambiente. En términos de calentamiento global, es casi el doble de lo que se genera en vehículos tradicionales. Ya tenemos las mayores concentraciones de CO2 en la atmósfera de los últimos 66 millones de años. Se espera que hasta el año 2100 sea cerca de 1.000 ppm. Este nivel de CO2 resultaría en un planeta libre de hielo, con una elevación del nivel del mar de más de 40 metros. Un aumento a gran escala en la producción de electricidad agravaría el problema, llevando esas concentraciones más allá del punto crítico.

Necesitamos ser realistas.

Los vehículos eléctricos pueden parecer una maravilla tecnológica, especialmente al reducir las emisiones en los centros urbanos, pero esta tecnología es una espada de doble filo. Forzar la introducción de vehículos eléctricos a nivel global sin resolver primero la cuestión de cómo producir energía limpia, representa una gran amenaza a la propia existencia del planeta.

La introducción de vehículos eléctricos debe realizarse sin la imposición de requisitos reglamentarios y, mientras tanto, debemos seguir aprovechando otras tecnologías disponibles. Evidentemente, sería mejor concentrarse en el perfeccionamiento de motores tradicionales y en la expansión del uso de combustibles alternativos, como el gas natural que, en términos de extracción y propiedades físicas, es actualmente el más limpio y el más eficiente.

 

* Sergio Marchionne es CEO de Fiat Chrysler Automobiles. El 2 de octubre, fue reconocido como Doctor en Ingeniería Mecatrónica por la Università di Trento, Italia. La universidad le pidió un discurso acerca del futuro de la industria automotriz y sobre cómo la tecnología está cambiando el sector. En Trento se encuentra uno de los mayores centros de I & D del grupo en el mundo, el Centro Ricerche FCA. Lea mañana la segunda parte del discurso de Marchionne durante el evento, con respecto a los autos autónomos.

 

 

Share

Comments

Most read posts