FCA Brasil
  • A A A

Enviar por email:

Portinari en la punta de los dedos

Portinari en la punta de los dedos

Tuesday, 23 de May de 2017

Fiat de Cultura lanza versiones multisensoriales del panel "Civilización Minera" al público con discapacidad visual

El tema de la 15ª edición de la Semana de Museos, promovida por el IBRAM entre los días 17 y 21 de mayo, fue “Museos e historias controvertidas: decir lo indecible en museos”. La Casa Fiat de Cultura decidió “hacernos ver lo invisible”. Y el día 17, lanzó tres piezas multisensoriales que traducen el clásico panel “Civilización Minera”, de Candido Portinari, al público con discapacidad visual parcial o total.

La obra en exposición permanente en el hall de entrada de la Casa Fiat de Cultura, está compuesta por 12 placas de madera y tienen 2,34 metros de altura por 8,14 de longitud. Para representarlas a las personas con discapacidad visual, las tres piezas fueron producidas también en madera, a escala gráfica reducida, en un tamaño aproximadamente 180 veces menor. Todo ello en asociación con Fab Lab del ISVOR, la Universidad Corporativa de la FCA, en una Máquina láser que esculpe las piezas con precisión. La máquina cortó la madera y también hizo bajos relieves, que auxilian la percepción táctil de los detalles de la pintura, como los contornos de iglesias, personas e hilos de postes de luz. Las piezas amplían la accesibilidad de la obra al materializarse para la percepción táctil y con ello extenderle al público con deficiencia visual los conceptos de la composición del cuadro, que es la mayor obra de Portinari en Minas Gerais.

La innovación fue una propuesta del Núcleo de Accesibilidad de la Casa Fiat de Cultura y pasa a ser ofrecida de forma permanente a todos los interesados, con o sin discapacidad visual. Con el cierre de la Semana de Museos, las versiones continúan en el acervo, y pueden ser solicitadas para la experiencia. Los profesionales de la institución estarán a disposición para mediar las percepciones.

La pieza hecha para el público con discapacidad visual parcial realza la composición de colores de la pantalla original, que tiene predominio de tonos azules y naranjas y sus variaciones y combinaciones. En ella, los colores de la pantalla aparecen supersaturadas, permitiéndole al visitante visualizar las intenciones del artista. Las personas con visión normal también pueden utilizar la pieza para facilitar la comprensión de cómo los colores dialogan en la obra.

Hay otra pieza que reproduce el montaje del panel, con las 12 placas en escala, que pueden ser retiradas y encajadas, estimulando la percepción táctil del bajo relieve, que trae las principales líneas del diseño. Esta tercera pieza atrajo la mayor parte de las atenciones en el lanzamiento del servicio, porque, además del bajo relieve que reproduce las líneas esenciales de la obra, trae siete capas de madera superpuestas, que también pueden ser libremente manipuladas y encajadas, permitiendo la percepción de diversos planes de la composición del paisaje y ofreciendo una solución para experimentar la perspectiva de la obra sin usar la visión.

“Es curioso haber constatado, al finalizar nuestro proyecto, que los dispositivos serán muy útiles también para el público en general, en la medida en que tendrán la oportunidad de profundizarse en los aspectos estructurales de composición de la obra y del arte de pintura”, destacó el Presidente de la Casa Fiat, José Eduardo de Lima Pereira. “Es indecible el sentimiento de quien no ve lo visible. Esta es la propuesta, de traer lo imposible para ese público. Es una analogía entre decir y ver. Hice esa experiencia de ojos cerrados y conseguí ver con las manos, ya habiendo visto antes con los ojos. “Fue revelador”, cuenta.

La coordinadora del Programa Educativo de la Casa Fiat de Cultura, Clarita Gonzaga, destaca la amplitud democrática del proyecto. ¿Cómo hablar de la obra para una persona que ve? Hablamos de las perspectivas. ¿Y para las personas con discapacidad? También. Para que esas personas también pudieran visualizar la perspectiva, sólo necesitábamos materializarla. Lo que hicimos fue un esfuerzo para promover la sensibilidad en el sentido amplio, tanto para el público con deficiencia visual como para los que pueden ver “, explica. “Queremos decir lo indecible sobre algunas cuestiones relativas a la accesibilidad. ¿Qué se gana o se pierde en la mediación accesible? ¿Hasta dónde se contempla la experiencia estética? ¿Qué, de hecho, la persona con discapacidad espera cuando visita un espacio de exposición? Intentamos mostrar, por medio de las piezas multisensoriales, que es posible crear un espacio adaptado y democrático, que dialogue con cualquier tipo de público, con discapacidad o no “, completa.

El consultor en accesibilidad cultural Flávio Oliveira fue una de las personas con discapacidad visual invitadas a participar en el lanzamiento de las piezas. Doctor en educación, él evalúa que “la iniciativa es interesante y muy importante. El bajo relieve no es lo ideal para la percepción táctil, pero es necesario en este panel que muestra la perspectiva. Estoy satisfecho con el resultado. Con mediación, es de hecho posible sentir la perspectiva de la obra. Esto es algo abstracto, pero aquí se ha traducido al lado táctil. Fue una buena solución, que realmente se acerca a las necesidades de las personas “. Otro invitado, el servidor de la UFMG Abel Pasos concuerda con Flávio. “Me resultaron muy interesantes las partes del panel, porque de esta forma, con las capas, realmente podemos percibir las texturas, la perspectiva y la profundidad de la obra”.

Carlito Sá, formado en Letras de la UFMG, también aceptó la invitación y le gustó la experiencia. “Busco siempre ir a museos y exposiciones y me pareció increíble esta iniciativa de la Casa Fiat de Cultura, esa cuestión de buscar una dinámica para transmitir algo que es visual para lo concreto con la idea de profundidad de la pintura. Fue el primer intento de transmitir imágenes planas al tacto con que tuve contacto “, elogia.

El panel original, realizado en 1959 por Portinari, fue restaurado por la Casa Fiat de Cultura en 2013, después de 16 etapas de trabajo y más de 500 horas de investigación e intervenciones minuciosas. Es el cuadro del artista modernista en Minas Gerais más grande, su tierra natal, y representa el cambio de la capital, de Ouro Preto a Belo Horizonte, ocurrida el 12 de diciembre de 1897. Portinari es considerado uno de los mayores nombres de la pintura brasileña del siglo, 20 y el panel “Civilización Minera” tiene valor simbólico y material incalculables para la cultura nacional.

Ubicada en el Circuito Libertade (Plaza de la Libertad, 10, en Belo Horizonte, MG), la Casa Fiat de Cultura está abierta a visitas gratuitas de martes a domingo. En los días de semana, el horario de visita es de 10h a 21h. Los fines de semana y festivos, de 10h a 18h.

 

Share

Comments

Most read posts