FCA Brasil
  • A A A

Enviar por email:

Una camioneta, dos países y un sólo tanque de combustible

Una camioneta, dos países y un sólo tanque de combustible

Saturday, 10 de December de 2016

Un periodista gaucho que partió de Porto Alegre y no llenó el tanque hasta llegar Montevideo, Uruguay

La idea surgió luego de un viaje al Chuy, saliendo de Porto Alegre, a bordo de un Jeep Renegade. “Me llamó la atención en el camino que el coche había gastado menos de la mitad de un tanque  de combustible,” cuenta el periodista gaucho Gilberto Leal, que hace muchos años integra la redacción del diario Zero Hora.”Fue el punto de partida para un nuevo proyecto: ir a Montevideo, Uruguay, con un tanque nada más”.

Poco tiempo después, Gilberto vio el lanzamiento de la pick up Toro y “decidimos hacerlo en un coche nuevo”, comenta. “La planificación fue rápida. Fiat nos dio el permiso  para viajar, las autorizaciones correspondientes y la  liberación de los documentación exigida por por el Consulado de Uruguay y el pago de la tarjeta verde (el seguro)”. Para entonces, Leal ya había lanzado su blog personal. Eligió la  Fiat Toro Volcano diésel e invitó a su fiel compañera Priscila Nunes para enfrentar el reto.

Son un poco más de 800 kilómetros entre una ciudad y otra. La camioneta había consumido menos de la mitad de un tanque en los 532 kilómetros recorridos en Brasil. En Uruguay nos faltaban un poco más de 300 kilómetros para cumplir nuestro desafío. Sin embargo, las mejores carreteras del país vecino nos permitieron ir a una velocidad más alta, lo cual alentó el consumo también – y se puso peor en el tramo de tráfico intenso, cerca de nuestro destino.

montevideu-01

“Con elmarcador de  combustible en descenso, no pude ocultar mi nerviosismo hacia la aprehensión de Priscilla,” comentó el periodista. “Empezamos la cuenta regresiva para llegar a Montevideo. Reducimos la velocidad y, ya usando la reserva, ya que la computadora de a bordo nos avisaba de una  autonomía de 60 kilómetros, llegamos a la entrada de la capital uruguaya, a unos 20 km del centro. Entramos en el primer puesto de gasolina que vimos, felices de haber cumplido nuestro propósito. Pero también fue un shock: un litro de diésel S-10 en Uruguay cuesta alrededor de R $ 5,70 (4,92 pesos uruguayos) “.

¡Todo salió bien! (menos los gastos en territorio uruguayo.) Pero este detalle fue más que compensado gracias al encanto que proporcionó la Toro a los ojos de los curiosos que nunca la habían visto. “Los asistentes del puesto elogiaron la camioneta y querían saber detalles. Cada vez que parábamos en algún lugar nos hacían preguntas”, recuerda Gilberto.

“Fuimos interrogados por curiosos en el semáforo,  nos pidieron fotos en la carretera hacia el litoral y en los centros comerciales.  Incluso nos persiguió  un coche de lujo por algunos kilómetros hasta que nos tuvimos que parar para darle  información al entusiasta conductor.

“Tuve que ayudar a Priscilla que fue bombardeada a preguntas sobre la Toro”, dijo el periodista riéndose. En Punta del Este, ya de regreso, fueron acosados mucho más. Pero a esa altura ya estaban preparados: “Priscila ya dominaba las principales características del  vehículo, y relajada, le respondió a todo el mundo. En  la Marina, en el estacionamiento del hotel y en José Ignacio, la camioneta fue rodeada y, además de mostrar la caja tuvimos que abrir el capó para mostrar el motor. Los comentarios fueron los mismos: ‘Bella’, ‘muy hermosa’ ‘¿Es diésel? “, nos dijo Gilberto. Hasta una oferta de compra recibieron.

montevideu-03

Con el alto precio del diésel en tierras uruguayas, nuestros aventureros decidieron suministrar sólo lo suficiente para cruzar la frontera. Pero después de correr más de lo esperado en Punta del Este, pasaron por aprietos al llegar a Brasil. “No todas las gasolineras tienen el diesel S-10”, dijo Gilberto. “La aguja cayó a la reserva y no veíamos la frontera. Finalmente entramos en Chuy con el S-10 a R $ 3.32. Sonreímos y lo celebramos con un gran abrazo “.

En su blog, Gilberto elogia la nueva pick up de Fiat: “La posición elevada para conducir, la gran superficie de vidrios, la dirección eléctrica ligera y precisa, su transmisión automática de nueve velocidades y la suspensión perfecta nos ayudaron a vencer los 2.500 kilómetros y seis días de viaje. El espacio interno generoso, el motor silencioso y un buen aire acondicionado, entre otras cosas, hicieron muy agradable el viaje. El volante con múltiples funciones, el sistema de aire acondicionado digital automático de dos zonas y el sistema de multimedia con pantalla táctil de 5 pulgadas,  además del GPS, facilitaron el viaje haciéndolo pasar más rápido, incluso en el tramo más largo entre Porto Alegre y Chuy. La Volcano nos remitió a los carros de paseo, fáciles de conducir y maniobrar en el tráfico urbano, a pesar de las dimensiones del vehículo y calles estrechas como muchas en Montevideo”.

Priscilla también aprobó el coche. “Manejéentre Rio Grande del Sul y Chuy y sentí la comodidad, la seguridad y la facilidad de conducirlo. En general, los coches pequeños me atraen más. Incluso,  a pesar del tamaño, me gustó la Fiat Toro. El punto principal fue que me sentí segura. Los asientos, los sentí muy cómodos y el porta equipaje, enorme “.

Las fotografías de este post fueron amablemente proporcionadas por Gilberto y Priscila. Se puedevermás en su blog.

Share

Comments

Most read posts